SOLDEVILLA Loló

Estudia música en La Habana y escultura en la Académie de la Grande Chaumière de París (1949-1950). En la capital francesa se relaciona con los miembros del grupo venezolano Los Disidentes y con el pintor cinético español Eusebio Sempere. En 1950 regresa a Cuba donde realiza sus primeras exposiciones individuales: Esculturas (Lyceum Lawn Tennis Club, La Habana, 1950) y 20 óleos de Loló (Escuela de Derecho, Universidad de La Habana, 1951). Su escultura temprana demuestra una decidida preferencia por la representación de la figura humana, pero la selección de los materiales resulta ecléctica: piedra, bronce y yeso. En la pintura de esta época predominan los retratos ejecutados en un estilo cercano al naïf.

En 1951 vuelve a Francia. Se desempeña como Agregado Cultural de la Embajada de Cuba, trabaja en los talleres de los escultores Jean Dewasne y Charles Pillet y se vincula con representantes de la llamada Escuela de París. Es en ese momento en que tiene lugar su viraje hacia la abstracción geométrica. Sus primeras creaciones en este sentido son estables y móviles realizados con varillas y círculos metálicos en los que, además del movimiento y la búsqueda de participación por parte del espectador, se evidencia un interés por el equilibrio y la armonía que luego llevará al terreno de la pintura y al relieve en madera. Realiza también relieves luminosos que presenta en la galería del Salon des Realités Nouvelles (París, 1955).

En 1956 regresa definitivamente a Cuba y promueve la exposición Pintura de hoy. Vanguardia de la Escuela de París (Palacio de Bellas Artes, La Habana), importante muestra internacional de arte no figurativo a partir de originales y reproducciones que había traído de Francia. Continúa su producción de relieves y pinturas, cuyos elementos son las formas geométricas más simples: círculos, semicírculos, cuadrados y rectángulos. En los primeros, como en los realizados en París, las formas que sobresalen del plano, siempre blancas o negras, se organizan sobre éste siguiendo los espacios de una retícula invisible pero evidente, la cual pocas veces permite alteraciones en su disposición. La pintura, por su parte, se vale de los mismos elementos geométricos. En la pintura, la artista abandona la organización reticular pero no por ello las formas y la selección cromática (cada vez más protagónica) dejan de presentar un orden rígido y cuidadosamente calculado. El ritmo de estos relieves y pinturas no está reñido con la sensación de serenidad que inspiran las demás obras de Soldevilla. En 1957 realiza importantes muestras individuales en el Museo Nacional de Bellas Artes (La Habana) y en el Centro Profesional del Este (Caracas).

Al regresar de Venezuela en 1957, funda con Pedro de Oraá la Galería de Arte Color-Luz en La Habana. Esta se convertirá en el centro de reunión de los artistas abstracto-geométricos de la ciudad, específicamente del grupo Diez Pintores Concretos, activo desde 1958 hasta el cierre de la galería, en 1961. Este grupo, con el que participa en las carpetas de serigrafías 7 pintores concretos (1960) y A (1961), desarrolla durante este período una labor fundamental en la difusión en Cuba de un arte abstracto-geométrico en plena sintonía con el que se practicaba en las capitales mundiales del arte.

A partir de los años sesenta y tras abrazar el triunfo de la Revolución Cubana, su actividad creadora decreció notablemente en beneficio de la promoción cultural, la docencia (en la Escuela de Arquitectura, 1960-1961), el diseño de juguetes (1962) y como redactora para el diario Granma (1965-1971). En 1965 funda el grupo Espacio con pintores jóvenes que acudían a su taller en busca de sus consejos. Una selección del grupo llegó a participar en la I Bienal de La Habana (1965), pero éste desapareció en 1972, tras la muerte de Soldevilla.

artart-collection-078

Loló SOLDEVILLA

Untitled, 1955

Foto: Mariano Costa Peuser

Los Disidentes.- Grupo de artistas e intelectuales jóvenes venezolanos fundado en París en 1950 alrededor de la figura de Alejandro Otero. A través de una publicación homónima, sus miembros atacaron con violencia la cultura establecida en Venezuela y promovieron un movimiento de renovación estética que devino en la instauración del arte abstracto-geométrico en el país. Acompañaron a Otero desde un primer momento: Pascual Navarro, Mateo Manaure, Luis Guevara Moreno, Carlos González Bogen, Narciso Debourg, Perán Erminy, Rubén Núñez, Dora Hersen, Aimée Battistini, Belén Núñez y J.R. Guillent Pérez. Poco después se sumaron Armando Barrios, Omar Carreño, Genaro Moreno, Oswaldo Vigas y Miguel Arroyo, entre otros.

Diez Pintores Concretos.- Grupo fundado en La Habana, en 1958, y que tuvo como centro de operaciones la Galería de Arte Color-Luz de esta ciudad, inaugurada un año antes por Loló Soldevilla y Pedro de Oráa. Desarrollaron una labor fundamental en la difusión en Cuba de un arte abstracto-geométrico en plena sintonía con el que se practicaba en las capitales mundiales del arte. Con el cierre de la galería en 1961, el grupo se disolverá. Fueron sus integrantes, junto a Soldevilla y Oráa: Pedro Álvarez, Wifredo Arcay, Salvador Corratgé, Sandú Darié, Luis Martínez Pedro, José Mijares, Rafael Soriano López y José Ángel Rosabal.

Espacio.- Grupo de artistas fundado por Loló Soldevilla en 1965 con artistas jóvenes que se reunían con frecuencia en su casa para discutir sobre arte y compartir experiencias. Sus miembros (entre los que se contaban Inverna Lockpez, Jaime Bellechasses, Amado Alonso y Yonny Ibáñez) participaron en la I Bienal de La Habana de 1965, así como en otras muestras colectivas. Tras el fallecimiento de Soldevilla en 1971, el grupo se disolvió al año siguiente.