ROITMAN Volf

En 1936 su familia, de origen ruso-rumana, se instala en Buenos Aires. Comienza a estudiar diseño industrial y arquitectura, pero en 1950 abandona estos estudios para dedicarse a la pintura y la literatura. Se relaciona con los círculos artísticos bonaerenses más vanguardistas y edita la revista literaria Poesía Buenos Aires (1950-1951).

En 1951 se radica en París. Allí conoce a la vanguardia artística parisina y entabla amistad con Carmelo Arden Quin, quien lo introduce a los postulados del arte Madí. Desde este mismo año, Roitman acompañará activamente a Arden Quin en su labor de reactivación del movimiento Madí desde la capital francesa, a través del Centro de Investigación y Estudios Madí. Durante la primera mitad de los años cincuenta participa con el grupo Madí en varias ediciones del Salon des Réalités Nouvelles. En 1955, tiene lugar su primera exposición individual en la Galerie Beaune de París. Entre 1956 y 1958 escribió dos obras de teatro de inspiración Madí: Cesquetucroy y Professor Omnium, con las que pone en práctica el carácter multidisciplinario del movimiento. Sus pinturas de esta época se suman al ideal Madí del borde irregular, pero otorgando una importancia a las formas circulares y semicirculares como ningún otro artista del movimiento había hecho hasta entonces. Roitman introduce, además, otras novedades a la estética Madí, como la reducción de la intensidad de los campos cromáticos al blanco, el negro y los colores pasteles, y la multitud de formas lineales (ortogonales, triangulares o curvas) que surcan o delimitan tales campos de color. Pertenecen a este momento series como Ying y yang y Memory of Balanchine, producidas durante una temporada en Nueva York entre finales de la década de los cincuenta e inicios de los sesenta.

A partir de los años sesenta, la obra literaria y teatral de Roitman gana relevancia, mientras que su producción plástica disminuye. Publica novelas, funda grupos de teatro y dirige cortos cinematográficos. A mediados de los años ochenta, sin abandonar la práctica de la literatura, retorna a la creación visual. Diferirá esta nueva etapa, en comparación con sus trabajos de los años cincuenta, en su vibrante cromatismo. Desde 1983 produce collages tridimensionales, obras en papel cuyos formatos van desde pequeños móviles hasta grandes murales. En 1995, durante una temporada en España, comienza a realizar esculturas en metal cortado con láser, las cuales diseña con el fin de lograr la misma sensación de ligereza y flexibilidad que sus obras en papel. Esta ambigua y aparente similitud entre las obras tridimensionales de Roitman, en papel o metal, da lugar a partir de 1996, a los Madi Books, en que cada “página” corresponde a un panel metálico con las características formas geométricas e intenso colorido del arte Madí, ahora recortadas y tridimensionales. En 2002 realiza un conjunto de esculturas para la fachada del Madi Museum, inaugurado al año siguiente en Dallas (Texas, Estados Unidos), que constituye su proyecto de arte público de mayor envergadura.

artart-collection-014

Volf ROITMAN

Homage a Juan Gris, 1953

Foto: Mariano Costa Peuser

Madí.- Fue uno de los derivados del grupo editor de la revista Arturo, junto con la Asociación Arte Concreto-Invención. Con una exposición en la Galería Van Riel (Buenos Aires) y el lanzamiento del Manifiesto Madí (1946), fundan el movimiento Carmelo Arden Quin, Gyula Kosice, Rhod Rothfuss y Martín Blaszko, entre otros. Se proponían superar la falta de universalidad del arte concreto mediante la creación de objetos eternos y de valor absoluto, no sólo a través de la plástica, sino también de la música, la danza y otras manifestaciones artísticas. Una disputa entre sus líderes da lugar a la escisión del movimiento: Arden Quin continuará entonces la difusión del arte Madí desde París, mientras Kosice continuará haciéndolo en el ámbito rioplatense y editará la revista Arte Madí Universal. Participaron también del movimiento artistas como Antonio Llorens y Volf Roitman.