NEGRET Edgar

Estudia escultura en la Escuela de Bellas Artes de Cali (1938-1944). En 1946 realiza su primera exposición individual en la Biblioteca Nacional en Bogotá, donde muestra esculturas figurativas en yeso, de temática principalmente religiosa y rasgos tan esquemáticos y esenciales que casi rayan en la abstracción. En 1949 viaja a Nueva York para perfeccionar su técnica de ensamblaje de metales en el Clay Club Sculpture Center (hoy New York Sculpture Center). Continúa su producción entre los límites de la figuración y la abstracción, pero ahora valiéndose del metal, en lámina y en alambre, como materia prima.

Tras un breve regreso a Colombia, en 1951, se traslada a Europa y pasa sucesivas temporadas en París, Barcelona, Madrid, Mallorca y Saint-Germain-en-Laye, entre este año y 1955. Se relaciona con los principales representantes de la escultura y el arte abstracto que hacen vida en la capital francesa. Es aquí donde su obra escultórica alcanza la abstracción plena en varias piezas en yeso, las cuales continuará produciendo en Madrid (1953). En Mallorca (1953-1954) estudia el trabajo de los artesanos locales con hierro forjado y realiza esculturas abstractas en hierro soldado y pintado, algunas de las cuales sugieren máquinas o aparatos. Se destacan entre ellas Construcción acústica y Señal para un acuario.

En 1956 se instala en Nueva York, donde permanece hasta 1963. Estudia el arte y las tradiciones de los indígenas del oeste de los Estados Unidos y ejerce la docencia en la New School for Social Research. Durante esta época inicia sus series Vigilantes, Aparatos mágicos y Eclipses, entre otras, en las cuales su lenguaje escultórico termina por definirse con el empleo del aluminio como material exclusivo de sus obras y el uso de tuercas y tornillos para el ensamblaje de sus diversas partes. El rigor geométrico y un cromatismo plano limitado al rojo, el azul, el blanco y el negro caracterizan también a estas piezas.

En 1963 regresa a Colombia. A partir de entonces sus esculturas, inspiradas en el paisaje local, se vuelven cada vez más complejas y exuberantes en su estructura, si bien los colores, siempre planos, se reducen a uno solo por pieza. Recibe numerosos reconocimientos a nivel nacional e internacional, entre ellos el primer premio en el XV Salón de Artistas Nacionales (1963) y el gran premio en el XIX Salón de Artistas Nacionales de Colombia (1967). Durante esta etapa da inicio a las series Navegantes, Puentes (1966), Templos (1968), Escaleras (1973) y Matamorfosis (1980), entre muchas otras, y produce también obras monumentales, como Dinamismo (Banco Ganadero, Bogotá, 1974; hoy Plazoleta de la Procuraduría de Bogotá), Vigilante (Plaza de Armas, Palacio de Nariño, Bogotá, 1978), Totem (sede del diario El Tiempo, Bogotá, 1979), Metamorfosis (Edificio Nova Tempo, Medellín, 1982) y Metamorfosis (Sala Beethoven, Instituto de Bellas Artes, Cali, 1982).

En 1980 viaja a Perú y visita las ruinas incas de Cuzco y Machu-Picchu, entre otras, experiencia que determinará un viraje en su producción artísticas a partir de 1982, cuando comienza la que se ha denominado su “etapa incaica”. Estas esculturas tienden a ser planas, polícromas y de formas más simples y simétricas. Las obras fundamentales de este período son: Machu Picchu (1982), la serie Sol (iniciada en 1985), La casa de las serpientes (1985), la serie Reloj andino (1985), la serie Quipus (iniciada en 1986), Titicaca (1986) y Bandera inca (1987), entre otras. En 1985 se inaugura en Popayán, en el que había sido el hogar de su familia, la Casa Museo Negret, cuya colección fundacional contiene numerosas obras y documentos donados por el artista. Entre sus últimos monumentos públicos se destacan Cascada (Parque El Virrey, Bogotá, 1988) y Horizonte (Avenida El Dorado, Bogotá, 1994). En sus años finales, problemas de salud lo alejan de la práctica artística.

negret-1966

Edgard NEGRET

Untitled, 1966

Photo: Mariano Costa Peuser