NEDO

Formado en el Instituto Comercial y Técnico y en la Academia de Bellas Artes de Milán, llega a Venezuela en 1950 para desempeñarse en el área del diseño publicitario y la ilustración. En 1959 deja atrás la publicidad y asume, sucesivamente, la dirección artística de una serie de revistas que, bajo su guía, se convertirán en publicaciones de vanguardia y en hitos del diseño gráfico en Venezuela, entre ellas: El Farol (1959-1972), Cal (1962-1967), Crónica de Caracas (1967) y Oriente (1966-1968). Junto con Gerd Leufert y Larry June, Nedo (nace Nedo Mion Ferrario) conforma la tríada de pioneros del diseño gráfico contemporáneo venezolano.

Paralelamente y desde una fecha tan temprana como 1951, Nedo participa en salones y exposiciones colectivas nacionales. Hacia 1959 realiza pinturas influenciadas por los petroglifos venezolanos y, en 1962, trabaja con líneas sobre fondos blancos muy matéricos y texturados que semejan escrituras enigmáticas sobre viejos pergaminos.

A partir de la segunda mitad de los años sesenta, inicia las series que conformarán su obra artística más conocida. A sus Dibujos imposibles, que desafían y distorsionan las leyes de la geometría y la perspectiva, pertenecen las Reversiones, tanto dibujadas a tinta como litografiadas, y los Alfabetos imposibles, ya en el terreno de la tipografía y el diseño gráfico. Esta obra sería recogida en las publicaciones Imposibilia (junto a Gerd Leufert, 1968) y Reversión: dibujos y litografías de Nedo (1971). En 1968 presenta sus primeras Progresiones en la muestra colectiva Confrontación 68 (Ateneo de Caracas) y, tiempo después, en una individual en Estudio Actual (Caracas, 1970). Son obras realizadas con cartón, madera, yeso y pintura blanca en las que construye relieves a partir de módulos geométricos que evolucionan en serie, dando lugar a dinámicas y rítmicas sucesiones de luces y sombras. Con recursos similares, Nedo da inicio hacia 1970 a la serie Reversámbitos, la cual presentará en varias oportunidades en los años subsiguientes (Museo de Bellas Artes, Caracas, 1973; Museo de Arte Moderno Jesús Soto, Ciudad Bolívar, 1974, y La Pirámide, Caracas, 1980). En los Reversámbitos o “ámbitos reversibles”, los relieves modulares, gracias a su disposición en series opuestas y a la intervención reveladora de la luz, progresan simultáneamente en direcciones contrarias, dando lugar a espacios virtuales recursivos.

Desde mediados de los años setenta, Nedo emprenderá también numerosos proyectos de integración arquitectónica, que abarcan desde murales hasta diseño de pisos y rejas para residencias privadas y espacios públicos: el mural para la Torre Las Mercedes (1976-1979); los pisos para los edificios Parque Cristal (1980-1983) y Parque Canaima (1988-1989), y la reja para la sede principal del Banco del Caribe (1994), todos en Caracas, pueden citarse como algunos de sus principales logros en este terreno. En 1993 recibe el Premio Nacional de Artes Plásticas. Su obra ha sido objeto de dos importantes revisiones expositivas: Nedo M.F. Una retrospectiva (Centro de Arte La Estancia, Caracas, 1998) y El otro Nedo (Sala TAC y Sala Mendoza, Caracas, 2008).

artart-collection-177

Mion Ferrario NEDO

Progresión BCB, 1959

Foto: Mariano Costa Peuser