MUNIZ Vik

En 1983 se residencia en Estados Unidos, primero en Chicago y, posteriormente, en 1986, en Nueva York, ciudad donde estudia dirección teatral y escenografía. En 1987 realiza Relics, un conjunto de esculturas a partir de objetos encontrados intervenidos y falsos descubrimientos arqueológicos. Al ver estas piezas fotografiadas profesionalmente, tomó la decisión de no exponer los originales sino sus reproducciones fotográficas, las cuales se convirtieron en su primera exposición individual en la Stux Gallery (Nueva York, 1988). A partir de este momento, la fotografía será con frecuencia el soporte final de su producción artística.

Así queda corroborado en The Best of Life (1989), serie producida a partir de copias en dibujo, realizadas de memoria, de las fotografías que Muniz había estudiado años atrás en un libro que compilaba las mejores imágenes publicadas en la revista Life. El registro fotográfico desenfocado de estos dibujos conformaría la obra final. Para Individuals (1992) construye esculturas en plastilina, las cuales documenta fotográficamente para destruirlas a continuación y reutilizar el material. De manera análoga procedió en Equivalents (1993), serie realizada a partir de esculturas en algodón que semejan las imágenes pasajeras que solemos identificar en las nubes, fotografiadas mediante elaborados trucos de iluminación y suspensión. Esta línea de trabajo continuaría con Pictures of Wire y Pictures of Thread (1994), fotografías de naturalezas muertas dibujadas con alambre y paisajes elaborados con hilo, respectivamente. Estos paisajes constituían copias del paisajismo decimonónico (obras de Courbet, Corot y Lorrain) y revelaban una creciente complejidad en la elaboración de los modelos fotografiados.

Un paso adelante significó la serie Sugar Children (1996), para la cual realizó una serie de retratos de niños del Caribe (hijos de mal pagados trabajadores de la industria azucarera) valiéndose de azúcar espolvoreada sobre papel, que luego eran fotografiados. Además del tratamiento (por primera vez en su obra) de un asunto social, destaca en esta serie el empleo, para la confección de las obras, de un material implicado en el tema de las mismas. En Pictures of Chocolate (1997), el chocolate líquido empleado para dibujar un variado grupo de imágenes le permitió un amplio abanico de asociaciones entre las imágenes producidas y la carga simbólica del chocolate. En Aftermath (1998) retrató a niños huérfanos de São Paulo imitando poses de retratos clásicos utilizando arena y basura recogida de una calle al día siguiente de Carnaval. Con esta serie participa en la XXIV Bienal de São Paulo, momento para el cual la obra de Vik Muniz había logrado ya un gran reconocimiento internacional.

En el nuevo siglo, Vik Muniz continúa el desarrollo de su particular método de trabajo. A la par que los temas y materiales se diversifican, la fotografía permanece como resultado final de su propuesta: para Pictures of Ink (2000) dibujó en tinta famosas imágenes del fotoperiodismo pero reproduciendo a mano y ampliados los puntos que caracterizan la impresión por semitonos; para Pictures of Dust (2000) dibuja vistas de las esculturas minimalistas expuestas en el Whitney Museum of American Art de Nueva York empleando el polvo recolectado durante el mantenimiento del mismo; en Pictures of Color (2002) las imágenes están construidas a partir de trozos de muestras de color Pantone, de manera que éstos semejan los píxeles de la fotografía digital. Un caso peculiar está representado por Pictures of Earthworks (2002), obra para la cual Muniz, inspirado en el land art, realizó monumentales dibujos de utensilios domésticos en medio de los desechos de una mina de hierro brasileña para fotografiarlos desde un helicóptero. A continuación repitió estos dibujos sobre pequeños papeles, los cuales también fotografió valiéndose de la misma cámara. Impresas ambas versiones al mismo tamaño, resultaba extremadamente difícil, si no imposible, identificar cuál era cuál.

En 2003 produce una obra que sintetiza al tiempo que afina conceptualmente sus ideas y método de trabajo. Toma como punto de partida el concepto de mónadas, extraído de la filosofía de Leibniz (con el que se designa a unas partículas metafísicas primarias e indivisibles que conforman la esencia de todas las cosas), ya que en él encuentra una correlación con el procedimiento que empleaba desde la época de Sugar Children: la confección de la imagen o la expresión de un tema a partir de una materia estrechamente relacionada (material, iconográfica o simbólicamente) con ella. Así nace Monads, el dibujo de un niño soldado de los tiempos de la Guerra de Secesión a partir de soldados plásticos de juguete, a la que seguirán series como Rebus (en donde emplea diferentes juguetes plásticos para hacer retratos de niños e incluso un autorretrato), Pictures of Magazines (retratos de celebridades a partir del residuo de la perforación de páginas de revistas), Pictures of Caviar y Pictures of Diamonds (reproducciones de retratos de celebridades de la industria cinematográfica o de fotogramas de clásicos del género empleando caviar y diamantes), en 2003; Pictures of Junk (escenas mitológicas tomadas de la pintura europea y trazadas con basura) en 2006; Pictures of Garbage (retratos de los habitantes de un basurero de Río de Janeiro a partir de la basura que reciclan para vivir) en 2008; entre otras series.

Paralela a esta línea de investigación, que continúa hasta la actualidad, Vik Muniz ha desarrollado otro grupo de trabajos entre los cuales sobresale la serie Verso (2008), conformada por fotografías de los anversos de obras maestras de la pintura universal. Sand Castle (2014), por su parte, se entronca con trabajos como Pictures of Earthworks a la vez que parece invertir el procedimiento de Monads: valiéndose de un microscopio electrónico dibuja una serie de castillos sobre minúsculos granos de arena, imperceptibles para el ojo humano, pero que luego fotografía y amplía a gran escala. En 2015 participa en la LVI Bienal de Venecia con la instalación flotante Lampedusa: un barco de papel construido a escala de los tradicionales vaporettos venecianos, y cuya puesta en escena también fue registrada fotográficamente.

Vik Muniz vive y trabaja en Nueva York.

muniz-vik_img_51099

Vik MUNIZ

Cocetto spaziale (Attese), after Fontana, 2007