MARAVER Alfredo

Egresa de la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas en 1945. Participa en las actividades del Taller Libre de Arte y en varios salones nacionales. Animado por el revuelo que, desde Francia, produce la irrupción de la agrupación Los Disidentes y su revista homónima, viaja a París en 1950. Estudia en la Académie de la Grande Chaumière y asiste a los talleres de Edgar Pillet, Jean Dewasne y Osip Zadkine. En la capital francesa, su temprana práctica de un constructivismo exploratorio de las posibilidades del color, lo convierte en pionero de la abstracción geométrica del arte venezolano. Regresa a Venezuela en 1955, se desempeña en el área de la publicidad y se vincula al grupo Sardio, mientras continúa el desarrollo de su pintura, ya plenamente centrada en la indagación cinética, y realiza esculturas abstractas. Aunque participó en numerosas exposiciones colectivas, su labor a partir de entonces estuvo centrada en la docencia.

Hacia los años sesenta comienza a experimentar los efectos retinales en composiciones de líneas y formas monocromáticas o de escaso colorido. Casi desconocido por el gran público, Maraver acepta en 1969 la propuesta que le hiciera un grupo de artistas amigos de realizar la exposición retrospectiva Persistencia de una idea 1950-1968 (Galería del Banco Nacional de Ahorro y Préstamo, Caracas). Desde mediados de los años setenta produce obras en las cuales la reflexión de la luz se convierte en el principal agente cinético. Sus trabajos de esta época son construidos principalmente a partir de la superposición de soportes (láminas metálicas sobre madera) y mediante la incorporación de fragmentos geométricos metálicos o de otros materiales reflectantes, los cuales dispone serialmente para reforzar los efectos retinales productos de la reflexión de la luz, como en las series Movimiento ondulatorio y Movimiento ondulatorio en reflejo.

Durante estos años participa en varias exposiciones colectivas internacionales, tales como el XXIX Salon des Réalités Nouvelles (París, 1974) y Arte constructivo venezolano (Bogotá, 1980). En 1981 recibe el Premio Municipal de Artes Plásticas. En su segunda muestra individual (Galería Graphic CB2, Caracas, 1997), casi veinte años después de la primera, presentó una antología de su trabajo de los años sesenta y ochenta.

artart-collection-080

Alfredo MARAVER

Movimiento Oscilatorio, 1956

Foto: Mariano Costa Peuser

Taller Libre de Arte.- Centro de reunión y exposiciones de artistas jóvenes venezolanos, fundado en 1948 con el apoyo del breve gobierno de Rómulo Gallegos. Convergieron en él, principalmente, los egresados, expulsados o desertores de la Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas de Caracas interesados en practicar las tendencias de la pintura europea que la enseñanza académica desfavorecía (fauvismo, expresionismo, cubismo, abstraccionismo), así como en promover el acercamiento entre el arte “culto” y el arte “popular”. El núcleo principal de los artistas asistentes al taller lo conformaron Alirio Oramas, Mario Abreu, Feliciano Carvallo, Francisco Da Antonio, Marius Sznajderman, César Henríquez, Narciso Debourg, Rubén Núñez y Virgilio Trómpiz, entre otros, pero también asistían asiduamente escritores y poetas.

Los Disidentes.- Grupo de artistas e intelectuales jóvenes venezolanos fundado en París en 1950 alrededor de la figura de Alejandro Otero. A través de una publicación homónima, sus miembros atacaron con violencia la cultura establecida en Venezuela y promovieron un movimiento de renovación estética que devino en la instauración del arte abstracto-geométrico en el país. Acompañaron a Otero desde un primer momento: Pascual Navarro, Mateo Manaure, Luis Guevara Moreno, Carlos González Bogen, Narciso Debourg, Perán Erminy, Rubén Núñez, Dora Hersen, Aimée Battistini, Belén Núñez y J.R. Guillent Pérez. Poco después se sumaron Armando Barrios, Omar Carreño, Genaro Moreno, Oswaldo Vigas y Miguel Arroyo, entre otros.

Sardio.- Grupo de intelectuales venezolanos que inicia sus actividades en 1957, animados por la urgencia de luchar contra un ambiente cultural que consideraban complaciente y banal. Sufrieron la represión de los últimos momentos de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, pero tras la caída de ésta en 1958 dan inicio a la publicación de una revista homónima. Formaban el grupo principalmente escritores (Guillermo Sucre, Adriano González León, Salvador Garmendia, Rodolfo Izaguirre, Luis García Morales, Elisa Lerner, Edmundo Aray y Francisco Pérez Perdomo, entre otros), pero también pintores (entre ellos Manuel Quintana Castilllo, Mateo Manaure y Carlos Contramaestre). En 1961, las diferencias políticas internas produjeron la ruptura del grupo, y su ala más radicalmente de izquierda dio origen a El Techo de la Ballena.