MANAURE Mateo

Asiste a la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas de Caracas. En 1947 recibe el Premio Nacional de Artes Plásticas y resulta becado para estudiar en París. Hasta entonces su pintura trata temas tradicionales en un estilo expresionista. Regresa brevemente a Caracas, participa en la fundación del Taller Libre de Arte (1948), y vuelve a la capital francesa, en donde practica el surrealismo e ilustra el libro Escuchando al idiota de Oswaldo Trejo (1949).

En 1950 es miembro cofundador de Los Disidentes, grupo de artistas e intelectuales jóvenes que, desde París, se rebela contra la cultura establecida en Venezuela y promueve un movimiento de renovación estética que deviene en la instauración del arte abstracto-geométrico en el país. De nuevo en Venezuela, organiza la exposición colectiva Primera muestra de arte abstracto (Galería Cuatro Muros, Caracas, 1952). Participa en el proyecto de integración de las artes que realiza Carlos Raúl Villanueva en la Ciudad Universitaria de Caracas con varias obras, entre ellas el Bimural para la Plaza Cubierta (1954). Con una depurada selección de su pintura, caracterizada por una gran pasión investigativa de las cualidades del color, realiza una muestra en el Museo de Bellas Artes (Caracas, 1956), con la cual termina su primera etapa abstracto-geométrica.

Se adentra entonces en el lenguaje subjetivo de la abstracción lírica y recae en la figuración a través de una pintura de visiones paisajísticas imaginarias y poéticas, que en ocasiones combina con fotografías en collages que llama Pinturas sobremontaje. Esta etapa, que exhibe en tres oportunidades en la Sala Mendoza (Caracas, 1962, 1965 y 1967), tendrá su culminación con las series Suelos de mi tierra y Selva, suerte de paisajes psíquicos de carácter telúrico y atmósferas enrarecidas, sin referencias claras a la naturaleza.

Retorna a la abstracción geométrica con una serie de serigrafías titulada Cuvisiones, de tendencia óptica y centrada en esquemas ortogonales de cubos y contrastes cromáticos que pretenden la vibración y el volumen ilusorios. Con ellas ilustra un libro de cuentos de Arturo Uslar Pietri y presenta una exposición individual en la Sala Mendoza (1969). Las Cuvisiones evolucionan hacia propuestas pictóricas y propician el desarrollo de nuevas indagaciones en las que el artista propone, desde la pintura, estructuras y espacios virtuales. En 1977 presenta sus Columnas policromadas en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas. Se trata de composiciones seriales en las que el color, dispuesto en franjas verticales, aporta tanto volumen y movimiento como lirismo y misterio; el carácter pictórico de estas obras no impide que se identifique en ellas, potencialmente, cualidades escultóricas y arquitectónicas.

Manaure ingresa a una nueva etapa figurativa al iniciarse los años ochenta. Predominan en esta oportunidad los temas sociales así como el interés por símbolos y mitos prehispánicos, en series como Mirar a América (1981), Orinoquia (1989) y Ofrenda a mi raza (1992), entre otras. En 1996 inaugura la exposición Saludo al tercer milenio (Galería Muci, Caracas), en la que demuestra una vez más su vocación abstracto-geométrica.

Mateo Manaure vive y trabaja en Caracas.

artart-collection-160

Mateo MANAURE

Estructura en el espacio #3, 1970

Foto: Mariano Costa Peuser

Taller Libre de Arte.- Centro de reunión y exposiciones de artistas jóvenes venezolanos, fundado en 1948 con el apoyo del breve gobierno de Rómulo Gallegos. Convergieron en él, principalmente, los egresados, expulsados o desertores de la Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas de Caracas interesados en practicar las tendencias de la pintura europea que la enseñanza académica desfavorecía (fauvismo, expresionismo, cubismo, abstraccionismo), así como en promover el acercamiento entre el arte “culto” y el arte “popular”. El núcleo principal de los artistas asistentes al taller lo conformaron Alirio Oramas, Mario Abreu, Feliciano Carvallo, Francisco Da Antonio, Marius Sznajderman, César Henríquez, Narciso Debourg, Rubén Núñez y Virgilio Trómpiz, entre otros, pero también asistían asiduamente escritores y poetas.

Los Disidentes.- Grupo de artistas e intelectuales jóvenes venezolanos fundado en París en 1950 alrededor de la figura de Alejandro Otero. A través de una publicación homónima, sus miembros atacaron con violencia la cultura establecida en Venezuela y promovieron un movimiento de renovación estética que devino en la instauración del arte abstracto-geométrico en el país. Acompañaron a Otero desde un primer momento: Pascual Navarro, Mateo Manaure, Luis Guevara Moreno, Carlos González Bogen, Narciso Debourg, Perán Erminy, Rubén Núñez, Dora Hersen, Aimée Battistini, Belén Núñez y J.R. Guillent Pérez. Poco después se sumaron Armando Barrios, Omar Carreño, Genaro Moreno, Oswaldo Vigas y Miguel Arroyo, entre otros.

Ciudad Universitaria de Caracas.- Campus de la Universidad Central de Venezuela diseñado por el arquitecto Carlos Raúl Villanueva. Se comenzó a construir en 1944 y fue inaugurado en 1954, si bien las construcciones continuaron hasta mucho tiempo después. Obra maestra de la arquitectura moderna, en sus espacios Villanueva desarrolló una visión personal de la idea corbusiana de “síntesis de las artes”, según la cual el hombre y su participación activa (y no simplemente expectante) es el principal factor vinculante entre la arquitectura, la escultura y la pintura. En su proyecto, Villanueva contó con la colaboración de Jean Arp, Alexander Calder, Armando Barrios, Omar Carreño, Carlos González Bogen, Henri Laurens, Fernand Léger, Mateo Manaure, Francisco Narváez, Pascual Navarro, Alejandro Otero, Víctor Valera y Victor Vasarely, entre otros.