LÓPEZ Pepe

Obtiene el título de ingeniero civil por la Universidad Metropolitana (1989). Sus trabajos más tempranos están adscritos a la fotografía documental y al diseño textil. A inicios de la década de los noventa presenta en Caracas dos importantes instalaciones: La sexualidad contaminada (Sala Mendoza, 1992) y Vacivus (Sala RG, 1993). En la primera, una maraña conformada por diez mil metros de mangueras cubre el piso y los paneles del espacio expositivo. Para la siguiente construye una metáfora del útero materno y del nacimiento mediante cinco grandes lienzos rotos que los espectadores deben atravesar para ingresar, como renacidos, a la muestra.

Durante la segunda mitad de la década de los noventa desarrolla la serie de esculturas-instalaciones agrupadas bajo el título de Cosmogonías. Son obras simbólicas, en las que distintas representaciones del cuerpo del artista, su silueta y sus proporciones, producidas mediante materiales y procesos industriales, valiéndose de recursos ópticos (reflexión, refracción, transparencia) y en ocasiones complementadas con performances, le permiten indagar en conceptos como la identidad, la esencia y lo corpóreo. Con obras pertenecientes a esta serie participa en la II Bienal Barro de América (1995) y la I Bienal del Mercosur (1998).

Con el despuntar del nuevo siglo comienza una investigación en torno a los mass-media, la publicidad, la imagen comercial, el consumismo y el mercantilismo que da lugar a diversas series de obras que denuncian la penetración y las deformaciones producidas por estos medios o sistemas en el actual escenario global. En las series Chocolate Under Attack (2001) y Camouflage Chocolate Collection (2003), López empaca chocolates con imágenes de la guerra en Afganistán transmitidas por CNN o con diseños de uniformes militares, pues para Occidente los noticieros televisivos que relatan guerras lejanas se han convertido en productos de adictivo consumo masivo. En la instalación Leaders Market (2002) presenta un puesto de venta de frutas y verduras cuyas etiquetas llevan impresos los rostros de los líderes mundiales (Castro, Hussein, Chávez, Bush, Putin, Aznar, etc.) con la leyenda “100% podrida”. En los museos y galerías donde fue presentada, las frutas y verduras efectivamente se pudrían durante el transcurso de la exposición. En la serie Guapísimas (desarrollada desde 2004) pinta sobre wapas (una variedad de cestería indígena venezolana, en principio utilitaria pero que hoy se vende como souvenir) emblemas y logotipos de famosas marcas comerciales transnacionales o de íconos de la cultura pop.
La tradición de la pintura abstracto-geométrica es el centro de atención en series como Mondrian meets Hansaplast y Fantastic Plastic, presentadas en exposiciones homónimas celebradas en París (2005 y 2007). Curitas, cintas adhesivas y bolsas plásticas desechables se convierten en la materia de estas obras que evocan, no sin ironía, los trabajos de los grandes maestros del abstraccionismo geométrico y el cinetismo venezolano y universal (Piet Mondrian, Carlos Cruz-Diez, Alejandro Otero). A este conjunto pertenecen también series como Geometría blanda y Geometría sensible.

Paralelamente a estos trabajos (y a veces en convergencia con ellos) desarrolla otro conjunto de obras orientado hacia una temática ecológica y de reflexión en torno a la basura y la contaminación. Por lo general, estas creaciones se inician con un performance en el cual López recorre las calles de diversas ciudades acompañado de un carrito de supermercado en el que recolecta basura y diversos objetos relacionados. Además del registro de esta acción, han resultado de este procedimiento obras como El pavorreal (2007), ensamblaje de escobas y cepillos de múltiples colores; Bella Caracas (2010), reunión de objetos encontrados colgando de un carrito de supermercado; la serie Rhipsalis (iniciada en 2010), ensamblajes construidos a partir de las estructuras metálicas de paraguas destruidos; etc.

Pepe López, a lo largo de su trayectoria, ha desarrollado también obras y proyectos de carácter colectivo, ya junto a artistas como Jonathan Gutiérrez y Carlos Sosa, entre otros, o propiciando la participación del público o el ciudadano con el que se topa en sus performances callejeros. Los resultados muchas veces son multidisciplinarios, inesperados, lúdicos o experimentales pero, por encima de todo, profundamente sociales y críticos.

img_4732

Pepe LÓPEZ

Guapísimas