GILI Jaime

Recibe su formación en el Instituto Neumann y Prodiseño (Caracas, 1989-1990), la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona (1990-1995) y el Royal College of Art (Londres, 1996-1998). Sus tempranas propuestas pictóricas, hacia 2001, fueron descritas por la crítica como imágenes de explosiones y vidrios rotos, si bien sus múltiples formas angulosas y afiladas resultaban de la yuxtaposición de formas de estrellas, con sus puntas ligera y progresivamente desplazadas unas de otras. Posteriormente, el monocromatismo inicial de estas formas cedió a la inclusión del color y, al promediar la década, la inequívoca referencia cromática a la obra de Carlos Cruz-Diez acentuó la línea de interpretación anterior: sus lienzos ahora parecían representar la detonación de una Physichromie. En todo caso, la tensión entre la modernidad y las sociedades suramericanas, el contraste aún vivo entre la utopía del proyecto moderno y el subdesarrollo latinoamericano, puede considerarse como uno de los temas esenciales de la obra de Gili. 

En 2006 realiza Las tres calaveras, su primera exposición individual en Caracas (Periférico Caracas), organizada a la manera de una instalación en la cual los lienzos se organizaban de forma poco convencional: apoyados directamente en el suelo; perpendiculares o paralelos a las paredes, pero no sobre ellas. Esta misma idea dominó en su muestra Superstars, presentada tanto en Nueva York como en Londres (2007 y 2008, respectivamente). En su siguiente exposición en Caracas, titulada Coda (Oficina #1, 2008), desarrolló una analogía entre la instalación presentada y el tráfico automotor caraqueño: sobre una pintura mural que cubría las paredes de la galería y funcionaba como una gran guía cartográfica, se emplazaban otras pinturas de menor formato que representaban zonas de la ciudad. El ritmo marcado por la repetición de ciertas formas, las esculturas con forma de señales de tránsito, el diseño museográfico y una suerte de caos visual obligaban a recorrer la muestra con una lentitud similar a la que impone el tráfico de la capital venezolana a sus transeúntes. Las referencias históricas tampoco faltaron en esta ocasión: por una parte, era como si el dinamismo propio de los movimientos futurista y vorticista (con los que también se ha comparado la obra de Gili) se atascara en una urbe latinoamericana; por otra parte, también era posible evocar las numerosas intervenciones urbanas que los artistas exponentes de la abstracción geométrica realizaran en la Caracas de décadas atrás.

Para la muestra Everything is Borrowed (Alejandra von Hartz, Miami, 2009), Gili repite la experiencia de una pintura mural sobre las paredes de la galería (recurso que se volverá habitual en sus exposiciones subsiguientes), pero las obras colgadas de estas paredes demuestran ya un giro estético: sus formas, si bien siguen siendo geométricas, han perdido la perfección, la impecabilidad que antes manifestaban. Los contornos no son tan precisos, los colores no están aplicados con uniformidad, las manchas abundan. Esta tensión entre el rigor geométrico y una confección más gestual se volvió a evidenciar (formal y conceptualmente) en su siguiente muestra, Bill at Pittier (Kunsthalle Winterthur, Winterthur, Suiza, 2009), desarrollada en torno al concepto de una selva tropical abstracta a partir de la conjunción de las ideas del artista concreto Max Bill con las del naturalista Henri Pittier, estudioso de la naturaleza venezolana. La tensa convivencia entre trópico y modernidad fue así exitosamente planteada a nivel simbólico, pero poco después Gili rescató un ejemplo de la propia realidad. Se trataba del proyecto del Parque del Este, diseñado por el arquitecto y paisajista brasileño Roberto Burle Marx para la ciudad de Caracas (1961), que constituye una de las obras maestras de la utopía moderna y que, sin embargo, ha sido frecuente e infelizmente intervenido durante las décadas posteriores, en especial por la incongruente y sucesiva incorporación de las réplicas a escala real de las naves Santa María de Cristóbal Colón y Leander de Francisco de Miranda, llevada a cabo por los distintos gobiernos de turno. Este es el tema de la exposición The Lakes (Riflemaker, Londres, 2011), cuyas pinturas, formalmente, se inspiraban en vistas aéreas de los lagos artificiales tal como Burle Marx los había señalado en los planos originales del parque, mientras que las esculturas tenían como fuente las referidas embarcaciones.

Esta dialéctica entre la utopía europea de la modernidad y el trópico suramericano fue desarrollada por Gili en obras y exposiciones posteriores. En la composición de algunas pinturas expuestas en Droits de succession (Oficina #1, Caracas, 2014) y Ornament and Barricade (Alejandra von Hartz, Miami, 2014), por ejemplo, juega un importante papel la retícula, elemento fundamental del arte moderno, pero que en la posmodernidad ha sufrido con frecuencia un empleo abusivo, intrascendente o, según la crítica, de valor dispar. En esta última muestra, así como en la siguiente (Derechos, (bis) oficina de proyectos, Cali, 2015), trató el tema de la velocidad vertiginosa en la que tienen lugar los acontecimientos sociales y políticos de la actualidad en contraposición a la lentitud propia de la creación pictórica. Este diferencial de ritmos fue resuelto, para esta última ocasión, en unas obras con un formato análogo al de los Coloritmos y Tablones de Alejandro Otero dispuestas en la sala de exposición a la manera de barricadas, en alusión a los disturbios callejeros que habían tenido lugar poco antes en numerosas ciudades de Venezuela.

La intervención de espacios arquitectónicos y urbanos ha sido un tema frecuente de reflexión y de práctica para Gili. Entre sus experiencias en este sentido destacan la intervención de dieciséis tanques de gasolina en Fore River (South Portland, Maine, Estados Unidos, 2008), de los espacios del Centro Bloomberg (Londres, Reino Unido, 2009) y Diamante de las semillitas (Barrio José Félix Rivas, Petare, Caracas, 2009).

Jaime Gili vive y trabaja en Londres, Reino Unido.

attachment-1-1

Jaimi GILI

A303 Exile Fleet 3, 2014