DAVIS Gene

Davis estudió dibujo en la escuela secundaria. De 1939 a 1968 trabajó como periodista deportivo y corresponsal de la Casa Blanca en Washington D.C., Jacksonville y Nueva York. Durante esa época frecuenta museos y galerías en Nueva York y Washington, en especial la Phillips Collection, donde se familiariza con la obra de Paul Klee y Pierre Bonnard.

Comienza a pintar en 1949. Su condición autodidacta lo libera de las limitaciones que imponía una formación tradicionalmente académica. Aunque sus obras tempranas en tela y papel mostraban la influencia de artistas como Paul Klee y Arshile Gorky, su trabajo se desarrolló con un lenguaje espontáneo muy particular.

En 1950 se involucró en la escena del arte en Washington. Conoció al artista y curador Jacob Kainen, quien lo introdujo al Washington Workshop Center for the Arts y a los artistas Morris Louis y Kenneth Noland. Davis realizó su primera exposición individual de dibujos en la Dupont Theater Gallery en 1952. Su primera exposición de pintura tuvo lugar en la Universidad Católica en 1953.

Davis formó parte de la primera generación de artistas del Washington Color School, junto con Howard Mehring y Thomas Downing. Para ellos el color era el elemento principal en su pintura. En 1952 Davis desarrolló la composición de líneas verticales que lo caracterizaría posteriormente, como puede verse en la obra Black Flowers (Flores Negras) realizada en 1952.

A finales de los años cincuenta alcanzó su renombrado estilo maduro, caracterizado por franjas verticales en tonos discretos, colocadas de extremo a extremo de la tela; hasta cierto punto, gracias a la influencia de los artistas Kenneth Noland y Morris Louis, (protagonistas en la escena artística de Nueva York de la época), y particularmente a través del influyente crítico Clement Greenberg, quienes además de contagiarlo de la emoción y la naturaleza experimental predominante en ese momento, le enseñaron la nueva técnica de manchar y empapar el lienzo crudo con acrílico que Davis utilizó más tarde en Red Devil (Diablo Rojo) (1959). La misma espontaneidad que caracterizó sus primeros trabajos estuvo presente en la elección del color en sus pinturas de franjas, las cuales no se basaban en teorías o fórmulas sino que seguían una especie de improvisación visual.

En 1965 participó en Washington Color Painters, una exposición itinerante organizada por la Washington Gallery of Modern Art que oficialmente lanzó el movimiento del Washington Color School.

En 1966, comenzó a enseñar en el Corcoran School of Art and Design. Luego enseñó en American University, Skidmore College y University of Virginia.

Davis contribuyó al establecimiento de Washington D.C. como escena del arte contemporáneo y jugó un papel significativo en el desarrollo del movimiento de la abstracción del color que alcanzó la prominencia en los años 60. De hecho, ha sido identificado como el líder del Washington Color School. Aunque su obra se considera generalmente en ese contexto, es importante señalar que sus pinturas de los años sesenta, caracterizadas por rayas de borde duro y de ancho regular, eran muy diferentes de las de Louis o Noland. Al hablar de su trabajo, Davis no sólo se refirió a la importancia del color, sino también a lo que él denominó “intervalo de color”, un efecto rítmico, casi musical, causado por la aparición irregular de tonos de color dentro de una sola composición.

A lo largo de los años 70 comenzó a experimentar y a producir instalaciones a gran escala, represenada por Franklin’s Footpath (La trayectoria de Franklin), una enorme composición a rayas que pintó en la calle frente al Philadelphia Museum of Art, y por Niagara, una obra de 43.680 pies cuadrados pintada en un estacionamiento en Lewiston, Nueva York. En 1974, Davis fue galardonado con la John Simon Guggenheim Memorial Foundation Fellowship. En 1984, fue nombrado comisionado del National Museum of American Art, Smithsonian Institution, en Washington D.C.

Davis es recordado principalmente por sus trabajos abstractos de líneas coloreadas, pero es importante reconocer que era un artista muy versátil y trabajó en diversos formatos y medios. Además de sus pinturas, produjo impresiones, videos y piezas abstractas en neón.

davis-gene-1968

Gene DAVIS

PINK RIPPER, 1968