BECERRA Milton

Recibe su formación inicial en la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas de Caracas (1967-1972). Influenciado por el cinetismo, sus dos primeras exposiciones (Volúmenes vibro-hexagonales, Ateneo de Caracas, 1973; Módulos programados, Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, 1976) adscriben esta tendencia. Paralelamente realiza intervenciones en el paisaje que lo convierten en pionero del arte terrestre o land art en Venezuela. Algunas tienen lugar en espacios urbanos; otras en escenarios naturales; a través de estas últimas, muestra su preocupación por la degradación que sufren la naturaleza y las culturas originarias.

En 1980 se residencia en París. Estudia en la Université de Vincennes à Saint-Denis (1981-1984), mientras crece su interés por las culturas originarias americanas, sus ritos, mitos y artesanía. En 1983 realiza su primera instalación in situ en la selva venezolana, Espiral a orillas del Orinoco, experiencia que lo marca profundamente. A partir de entonces, su actitud hacia la naturaleza es no sólo ecológica, sino también religiosa, y sus obras, que van desde pequeñas piezas intimistas hasta grandes monumentos e intervenciones paisajísticas, tienen en buena medida una función ceremonial.

En 1984 produce la serie Cosmos, dentro de la cual destaca Meteorito, obra que alude a un posible origen extraterrestre de la vida en nuestro planeta. Presenta esta pieza en la XVIII Bienal de São Paulo (1985) y en el Museo de Bellas Artes (Caracas, 1986). Esta línea de investigación continúa con Supernova (Wilhelm-Hack-Museum, Ludwigshafen am Rheim, Alemania, 1987), La conquista del espacio (VIII documenta de Kassel, Alemania, 1987) y la serie Gotas (1990), piedras amarradas que penden de cuerdas, semejando una lluvia de meteoritos detenida en el tiempo.

En los años noventa, algunas de sus instalaciones manifiestan simultáneamente la temática “cósmica” y la simbólica-religiosa, como Meridianos y paralelos (Galería de Arte Nacional, Caracas, 1991), en la que suspende con amarres una enorme piedra sobre el patio central del museo, a la manera de un ónfalo primordial. La preocupación ecológica continúa presente cuando representa las interferencias de la cultura industrial en los medios naturales, como en la instalación Chin-Chorros, en la cual una apacible sala de hamacas es perturbada por una luz estroboscópica (Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, San José, Costa Rica, 1995).

En 1997 realiza la exposición Identidad en el Museo de Bellas Artes (Caracas), en la cual reconoce el dinero como símbolo de la cultura occidental, y emplea billetes y monedas en composiciones que remedan la artesanía aborigen. Una revisión de sus orígenes abstracto-geométricos lo lleva a la creación de las Mallas y Chamarras, presentadas en la exposición Geometría orgánica (Galería Durban Segnini, Caracas, 2006), en las que el tejido con fibra natural evidencia su estructura geométrica. Activo entre París y Caracas, la obra más reciente de Becerra evidencia una fusión armónica de elementos opuestos: lo orgánico y lo geométrico, lo intuitivo y lo racional, lo originario y lo contemporáneo, lo tradicional y lo industrial, tal como expone en Ale’Ya (Galería Durban Segnini, 2009).

Milton Becerra vive y trabaja en Caracas y París.

arte-8074

Milton BECERRA

Maya (Serie Mallas), 2001

Foto: Ricardo Jimenez