ARRECHEA Alexandre

Estudia en el Instituto Superior de Arte (ISA) en La Habana, 1994. Junto con Marco Antonio Castillo y Dagoberto Rodríguez, funda en La Habana el colectivo Los Carpinteros, en 1992. En 2003 se retira de Los Carpinteros y comienza a desarrollar su trabajo individual explorando temas como la vigilancia en la sociedad contemporánea, la pérdida de privacidad y las fuentes de poder. Su primer proyecto individual fue The Garden of Mistrust (El jardín de la desconfianza), 2003-2005, una instalación conformada por un árbol de aluminio encalado con ramas equipadas con cámaras de vigilancia que grababan a los espectadores y transmitían las imágenes por Internet.

Interesado en revitalizar zonas “muertas” dentro de los escenarios urbanos, Arrechea produce obras que tratan de involucrar al público y al mismo tiempo provocar emociones contradictorias en el espectador. En Sweat (Sudor), 2004, un tablero de baloncesto construido como una pantalla de proyección permite al público ver un juego que había sido previamente jugado y filmado en la cancha. Mientras lo ve, la persona desempeña ambos papeles de espectador y jugador.

Después de viajar al extranjero en varias ocasiones decide trasladarse a Madrid, España, en 2004. Sus viajes a Estados Unidos lo llevan a establecer un segundo estudio en Nueva York. En 2008 presentó la obra Mississippi Bucket en la Bienal de Nueva Orleans. La escultura en gran escala con la forma de río Mississippi fue construida con madera recuperada de dicho río después del huracán Katrina y representaba una metáfora del desastre natural que no sólo afectó a la ciudad de Nueva Orleans y a sus residentes, sino también al público en general que vivió la tragedia a través de los medios de comunicación.

En el 2009 Arrechea participó en la X Bienal de La Habana con La habitación de todos, 2009, una escultura flexible de una casa que se expandía y se contraía según las fluctuaciones del índice económico Dow Jones Industrial.

La exposición Elasticity (Elasticidad) en la Galería Magnan Metz de Nueva York, 2010, presenta un cambio importante. Pasa de explorar temas como el fracaso, la incertidumbre y la sospecha, a desafiar los sentidos y crear expresiones de movimiento continuo. Inspirado en la arquitectura cubana y en edificios emblemáticos de los Estados Unidos, comienza a fusionar estructuras icónicas con el cuerpo de un trompo giratorio.

Su investigación sobre la relación entre la arquitectura y el movimiento dan pie a una serie de rascacielos enrollados en los que edificios monumentales se transforman en formas retorcidas. En estas nuevas obras desafía físicamente el concepto de verticalidad y monumentalidad y crea una nueva realidad que llama “arquitectura elástica”. El concepto también puede interpretarse como una metáfora de los desafíos a los que se está expuesto cuando hay que adaptarse a nuevas realidades en distintos campos.

En marzo de 2010 presenta Black Sun (Sol negro,) una proyección de vídeo sobre la valla electrónica NASDAQ ubicada en la esquina de la calle 43 y Broadway, en Nueva York. El vídeo mostraba una gigantesca bola de demolición que golpeaba el edificio cilíndrico de ocho pisos. Según el artista la idea no era que la bola destruyera el edificio sino que lo golpeara, como quien toca una puerta para entrar. Metafóricamente la obra proponía una negociación en lugar de usar la fuerza para resolver cualquier tipo de problema.

Después de esta comisión, desarrolla una nueva serie titulada Twisted Horizon (Horizonte retorcido) que explora su interés en establecer conexiones improbables entre lugares y/o objetos convencionalmente opuestos o no están relacionados. Empleando estructuras utilitarias como puentes, carreteras o edificios como punto de partida, los elementos aparecen suspendidos como trofeos flotando en el aire o simplemente en movimiento variando en intensidad y gesto. El trabajo de Arrechea está lleno de referencias arquitectónicas impregnadas de historia y de su experiencia personal. En muchas de las obras se adelanta y sale de su zona de confort para darle un nuevo giro, ya sea a lugares u objetos.

En el Ouaquaga Bridge (Puente Ouaquaga), inspirado en el Puente Champlain, un sitio histórico ubicado en el estado de Nueva York conocido por sus trenzas lenticulares que data del siglo XIX, Arrechea transforma la estructura en un “puente rodante” al colocarla sobre un carril de pistas de carreteras quitándole el sentido de seguridad y estabilidad. La estructura original, construida a principios de la década de 1930, fue demolida después de ser declarada insegura, pero su retirada trajo dificultades económicas a la comunidad. La serie incluye otros puentes como el Puente Zollamtssteg de Viena, una estructura que sobrevivió varias guerras. Todos los puentes de la serie están relacionados con historias de triunfo y fracasos. A través de las reinterpretaciones del artista, las estructuras transmiten sus propias historias pasadas y presentes.

En 2013 Arrechea presenta No Limits (Sin límites), una ambiciosa instalación de esculturas arquitectónicas de 18 pies de alto en el Park Avenue Mall, en Nueva York. A través de la apropiación de edificios emblemáticos el proyecto llamó la atención sobre la relación que existe entre las intervenciones ambientales hechas por el hombre y el espacio público. La serie de esculturas de rascacielos contorsionados tomaron por sorpresa a los espectadores por su verticalidad distorsionada y plantearon interrogantes sobre la relación que existe entre la arquitectura y los temas de poder y control. Las esculturas estaban inspiradas en varios edificios icónicos incluyendo los edificios Chrysler, Citicorp, Empire State, Flatiron, Helmsley, MetLife, Metropolitan Life Insurance Company Tower, Seagram, Sherry Netherland y la corte de los Estados Unidos.

Dos años más tarde presentó la muestra The Map of Silence El mapa del silencio) ,2015, en el Museo Nacional de Bellas Artes durante la XXII Bienal de La Habana, en Cuba. Esta exposición individual se centró en la exploración de los límites de la subjetividad. Las obras incluidas se basaron en un entorno identificable y se centraron en lo que no se había dicho, en cosas que fueron borradas en la trama compleja de la ciudad.

El trabajo multidisciplinario de Arrechea revela un profundo interés por explorar las esferas de lo público y lo doméstico y estimula la participación activa del espectador. Cada obra está inspirada en las acciones y reacciones humanas que se producen al experimentar la vida en el mundo contemporáneo.

Actualmente vive y trabaja en Miami, Estados Unidos.

mississippi-bucket

Alexandre ARRECHEA

Mississippi Bucket, 2008