ARDEN QUIN Carmelo

A principio de los años treinta estudia derecho y pintura en Sant’Ana do Livramento (Brasil). En 1935 regresa a Uruguay y, tras asistir a una conferencia de Joaquín Torres-García, empieza a practicar la abstracción. En 1937 se instala en Buenos Aires, donde cursa estudios de filosofía y literatura y se vincula a los artistas de vanguardia. En un segundo encuentro con Torres-García (1939), conoce los juguetes articulados que éste produce, fuente de las esculturas transformables que Arden Quin desarrollará años después.

En 1944 forma parte del grupo editor de la revista de artes abstractas Arturo. Lo acompañan en la experiencia Edgar Bailey, Gyula Kosice, Tomás Maldonado, Rhod Rothfuss y Lidy Prati. Violentamente combativa en su afán de rompimiento con las distintas vertientes del arte figurativo y de ponerse a tono con la época y la vanguardia internacional, Arturo se erige como el hito fundacional del arte abstracto-geométrico y constructivista rioplatense. Por entonces, y al igual que varios de los artistas agrupados en torno a esta revista, Arden Quin cuestiona el marco regular propio de la pintura convencional y realiza pinturas de marco irregular. Cuando las diferencias internas entre los fundadores de Arturo produjeron la disolución del grupo, Arden Quin participa en las exposiciones fundacionales de la Asociación Arte Concreto-Invención (1945), pero poco después, junto a Kosice, Rothfuss y Martín Blaszko, da vida al movimiento Madí (1946).

Los miembros de Madí se proponían superar la falta de universalidad del arte concreto (lo que había impedido su triunfo frente a los movimientos que llamaban intuicionistas, entre ellos el surrealismo) mediante la invención y creación de objetos eternos y de valor absoluto. A estos postulados adhirió Arden Quin las Estructuras extensas que producía desde 1945 (y cuyas partes móviles permitían variar su equilibrio compositivo), así como los Relieves articulados, las pinturas de marco irregular y las cóncavo-convexas. Tras la publicación de un manifiesto y la organización de varias exposiciones tiene lugar, en 1947, la fractura de Madí a raíz de una disputa entre Arden Quin y Kosice.

Tras la ruptura, Arden Quin se residencia en París (1948), no sin antes participar en una serie de exposiciones que pretendían abarcar la totalidad del arte abstracto producido a ambas orillas del Río de La Plata, tales como: Arte nuevo (Salón Kraf, Buenos Aires, 1947) y el Salón de Nuevas Realidades (Galería Van Riel, Buenos Aires, 1948 y 1949). No deja Arden Quin, sin embargo, de promocionar el arte específicamente Madí, ya con la producción de nuevas obras de marco poligonal o irregular (de factura cada vez más depurada) y móviles de madera, ya con la organización de la Primera exposición madista internacional (Ateneo de Montevideo, 1947), la creación del Centro de Investigación y Estudios Madí de París (1950) y la preparación de la muestra colectiva Espace-Lumière (Galerie Suzanne Michel, París, 1951). Asimismo, participa en la Primera muestra de arte abstracto (Galería Cuatro Muros, Caracas, 1952) y, durante un breve regreso a Buenos Aires, en 1955, funda junto al crítico Aldo Pellegrini la Asociación Arte Nuevo.

De regreso a París, trabaja durante años casi exclusivamente el collage y el découpage hasta que, en 1971, retorna a la pintura con la serie Formes galbées, en la que el soporte ondulado sustituye al tradicional fondo plano. En 1983 se realiza una exposición en su homenaje en el Espace Latino-American (París) y, en 1986, le es otorgado el primer premio en la II Bienal de La Habana. En 1998 tiene lugar la retrospectiva Pinturas y objetos 1945-1995 (Galería Ruth Benzacar, Buenos Aires).

carmelo-arden-quin-glacis79-5-x-37-cm-1950

Carmelo ARDEN QUIN

Glacis, 1950

Arturo.- Revista editada en 1944 por Tomás Maldonado, Édgar Bayley, Carmelo Arden Quin, Gyula Kosice, Rhod Rothfuss y Lidy Prati. Violentamente combativa en su afán de rompimiento con las distintas vertientes del arte figurativo y de ponerse a tono con la época y la vanguardia internacional, Arturo se erige como el hito fundacional del arte abstracto-geométrico y constructivista argentino. Entre los conceptos que se esgrimen en sus páginas destacan los de “invención” y “marco irregular”, los cuales determinarán significativamente la estética y las ideas de los grupos que, al no tener continuidad Arturo tras un único número, se erigirán como sus sucesores: la Asociación Arte Concreto-Invención y Madí.

Asociación Arte Concreto-Invención.- Fue uno de los derivados del grupo editor de la revista Arturo, junto con el movimiento Madí. Los artistas agrupados en torno a esta revista ya habían expuesto con este nombre en 1945, sin embargo, es en 1946 cuando la Asociación es inaugurada oficialmente con una exposición en el Salón Peuser (Buenos Aires). Con Tomás Maldonado como principal ideólogo, acompañado por Alfredo Hlito, Lidy Prati, Raúl Lozza, Enio Iommi, Manuel Espinoza y Juan Melé, entre otros, la Asociación aboga por un arte afín a los adelantos científicos y tecnológicos, que domine la realidad no copiándola sino inventando nuevos objetos, y ciñe su ámbito estrictamente a las artes plásticas, el diseño y la arquitectura, de manera opuesta a la multidisciplinariedad del movimiento Madí

Madí.- Fue uno de los derivados del grupo editor de la revista Arturo, junto con la Asociación Arte Concreto-Invención. Con una exposición en la Galería Van Riel (Buenos Aires) y el lanzamiento del Manifiesto Madí (1946), fundan el movimiento Carmelo Arden Quin, Gyula Kosice, Rhod Rothfuss y Martín Blaszko, entre otros. Se proponían superar la falta de universalidad del arte concreto mediante la creación de objetos eternos y de valor absoluto, no sólo a través de la plástica, sino también de la música, la danza y otras manifestaciones artísticas. Una disputa entre sus líderes da lugar a la escisión del movimiento: Arden Quin continuará entonces la difusión del arte Madí desde París, mientras Kosice continuará haciéndolo en el ámbito rioplatense y editará la revista Arte Madí Universal. Participaron también del movimiento artistas como Antonio Llorens y Volf Roitman.

Asociación Arte Nuevo.- Fundada en 1955 por Aldo Pellegrini y Carmelo Arden Quin, a quienes se unen Juan Melé, Luis Tomasello, Eduardo Jonquières, Gregorio Vardánega, Martha Boto y Rogelio Polesello, entre otros. Con la investigación y difusión del arte moderno como finalidad, publican un boletín periódico (hasta 1958) y organizan el Salón de la Asociación Arte Nuevo, que se celebra anualmente hasta 1961. La penetración del informalismo en los eventos realizados por la Asociación pone fin a sus actividades.