ALBERS Josef

Recibe su formación artística en la Academia de Berlín (1913-1915), en la Escuela de Artes y Oficios de Essen (1916), en la Academia de Múnich (1918-1919) y en la Bauhaus de Weimar (1920-1923). En un principio practica la pintura figurativa y las artes gráficas. En su época de estudiante en Weimar se interesa por la abstracción geométrica, trabaja el vidrio, diseña mobiliario y realiza fotografías y collages. En 1923 se convierte en profesor del curso preliminar de la Bauhaus y al año siguiente comienza a publicar sus escritos sobre teoría del arte y educación artística, actividad que no abandonará el resto de su vida. Su contribución en el desarrollo de los programas de formación artística será uno de sus aportes fundamentales. En 1925 contrae matrimonio con la artista Annelise Fleischmann, estudiante de la Bauhaus. Este mismo año, ya con el título de Bauhaus Master, se traslada a Dessau cuando la escuela muda su sede a esta ciudad. Sin embargo, los problemas financieros obligan a la Bauhaus a cambiar nuevamente de localidad en 1932, esta vez a Berlín, a donde también se dirige Albers.

En 1933 la presión del nazismo se vuelve insoportable, la Bauhaus cierra sus puertas y Albers emigra a Estados Unidos para ejercer la docencia en el Black Mountain College, una universidad de artes liberales que había sido fundada ese mismo año cerca de Asheville (Carolina del Norte). Durante sus años como docente en el Black Mountain College continúa la práctica de las artes gráficas, la pintura abstracta, el dibujo y el collage. Así mismo, expone prolíficamente en galerías estadounidenses. Pertenece a esta época la serie de litografías abstractas Graphic Tectonics (1942-1944), composiciones desprovistas de color en las que líneas continúas y paralelas que se quiebran en ángulos rectos, a veces equidistantes entre sí pero otras veces dejando espacios vacíos sobre la superficie del papel, dan lugar a sorprendentes efectos de volumen y de planos que se ubican a profundidades distintas y cambiantes. En 1947 inicia la serie de pinturas denominada Variant/Adobe debido a su semejanza con las típicas fachadas de las casas de adobe. En ellas, las simples formas de un rectángulo horizontal con dos pequeñas ventanas verticales a los lados permiten al artista explorar, a partir de distintas combinaciones y variaciones cromáticas (a veces mínimas), las posibilidades de la interacción de los colores.

En 1949 renuncia a su cargo en el Black Mountain College, viaja un tiempo a México (país que visita con frecuencia desde su llegada a América) y dicta clases en la Universidad Autónoma de México. Este mismo año, de regreso en los Estados Unidos, realiza los primeros estudios para las series Structural Constellations (gráfica) y Homage to the Square (pintura), las cuales no dejará de desarrollar hasta el final de su vida. En Homage to the Square, serie tan larga como rigurosa, Albers continúa la indagación iniciada en Variant/Adobe en torno a cómo interaccionan los colores en un formato regular determinado, en este caso un conjunto de cuadrados concéntricos. Gracias a estas formas y a una técnica más depurada, demostró que los colores alteran sus intensidades y matices en función de los otros colores que están a su alrededor. Valiéndose de este efecto logró otorgar a los cuadrados de sus obras un aspecto ambiguo, inestable, evidenciando así que la percepción humana no es infalible. En las Structural Constellations, por su parte, Albers abandona el estudio del color para centrarse en la forma. En ellas dibuja complicadas figuras geométricas de imposible existencia en el mundo real, exigiendo del espectador un gran esfuerzo de visualización y comprensión.

En 1950 se convierte en jefe del Departamento de Diseño de la Escuela de Arte de la Universidad de Yale (New Haven), cargo que ejercerá hasta 1958. Durante esta época es profesor invitado frecuente de diversas universidades de América y Europa. Tras su retiro académico tendrá la oportunidad de poner en práctica sus ideas en torno a la integración del arte a la arquitectura con el diseño de murales y esculturas como, entre otros, Two Portals (Time and Life Building, Nueva York, 1961), Manhattan (Pan Am Building, Nueva York, 1963), Repeat and Reverse (Art and Architecture Building, Universidad de Yale, New Haven, 1963), Growth y Loggia Wall (Rochester Institute of Technology, 1967), Gemini (Grand Avenue National Bank, Kansas City, 1972) y Reclining Figure (Celanese Building, Nueva York, 1972).

Los hallazgos de la pintura de Josef Albers (especialmente el valor otorgado al efecto óptico logrado con una gran economía de medios) lo convierten en uno de los fundadores del Op art y en un precursor del minimalismo. Durante los años sesenta del siglo XX su influencia crece a la par que el reconocimiento otorgado a sus aportes. En 1963 publica su obra teórica capital, Interaction of Color, acerca de la percepción de color. Al año siguiente, el Museum of Modern Art organiza la muestra itinerante Homage to the Square, la cual se presenta en Venezuela, Uruguay, Argentina, Perú, Brasil y Estados Unidos entre 1964 y 1967. En 1965 es seleccionado para participar en la histórica muestra colectiva The Responsive Eye (Museum of Modern Art, 1965), que reunió a un importante conjunto de artistas que estudiaban en su obra la ilusión del movimiento y los fenómenos interactivos del color. En 1971, Albers se convierte en el primer artista vivo en ser objeto de una muestra retrospectiva en el Museum of Modern Art de Nueva York.

josef-albers-homage-to-the-square-amber-1959

Josef ALBERS

Homage to the Square: Amber Setting, 1959

Foto: Ben Lazare